Cuando los padres NO ven la obesidad en sus hijos

En consultas, cuando el Pediatra comenta a los padres que el niño tiene sobrepeso u obesidad, la mayoría de las veces estos se sorprenden. Esto sólo sería una anécdota si en España y en el resto del mundo la obesidad infantil no fuese un problema preocupante.

En España el 30% de los niños padece sobrepeso u obesidad (18% sobrepeso y 12% obesidad), pero sólo el 8% de los padres piensan que sus hijos tienen exceso de peso.

Queda claro entonces que muchos padres (y profesionales que atienden a niños y adolescentes) no detectamos el problema.

LA PERCEPCIÓN DEL PESO DE LOS NIÑOS POR LOS PADRES ES UN PROBLEMA EN LA LUCHA CONTRA LA OBESIDAD INFANTIL

En la literatura científica existen muchos trabajos que indican que en la mayoría de los casos el problema del peso en los niños se identifica tarde. 

En el caso de España, un estudio reciente ha observado que este fenómeno también ocurre en nuestra sociedad.

En el grupo de niños entre 2-4 años con sobrepeso/obesidad, el 90% de los padres pensaban que el peso que tenían sus hijos era normal.

En el caso de los adolescentes (10-14 años), el 63% de los que tenían sobrepeso y el 40% de los que tenían obesidad fueron identificados como normopeso por sus padres. 

Si la prevención pasa por identificar que hay un problema, no seremos capaces de controlar el problema hasta que sea evidente.

Entre los factores que se asociaron a la percepción errónea del peso de los niños por los padres están:

  • Sexo: las madres tenían más posibilidades de no identificar el exceso de peso en comparación con los padres.
  • Peso de los padres: Los padres con sobrepeso/obesidad tenían más posibilidades de no identificar el exceso de peso en su hijo.
  • Nivel socio-económico y educación: Las familias con mayor nivel de estudios y mejores niveles de renta identificaron mejor el problema de peso en los niños.
  • Padres fumadores: Los padres fumadores (paradójicamente) identificaron mejor el exceso de peso de los hijos en comparación con los NO fumadores.

Tras leer el estudio español de De Ruiter y colaboradores, nos propusimos hacer una encuesta (sin mucho rigor) en Twitter para ver si los padres y profesionales que atienden a niños clasificaban correctamente (o no) a los peques de la foto (es una herramienta visual utilizado por el CDC americano en sus estudios).

En la imagen anterior, la niña A tiene obesidad, la B sobrepeso y la C tiene peso normal.

Y el resultado (de nuestra pequeña muestra) fue el siguiente:

El 6% pensó que la niña A tenía peso normal (cuando tiene obesidad)

El 24% identificó a la niña B como peso normal (cuando tiene sobrepeso)

El 36% identificó a todas las niñas como normopeso (cuando sólo una tiene peso normal)

Sólo el 34%identificó correctamente a la niña con peso normal (niña C)

El 66% de los participantes de la encuesta fallaron en identificar correctamente a la niña con peso normal

La tarea pendiente más importante en la lucha contra la obesidad infantil es diagnosticar el problema

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *