¡ CUIDADO CON LOS ZUMOS (JUGOS) !

En la consulta de Endocrinología Pediátrica, a la hora de realizar la encuesta nutricional en los niños con sobrepeso u obesidad nos encontramos frecuentemente con varios fenómenos:

  1. Se van al colegio sin desayunar
  2. Muchos llevan meriendas poco saludables (bollería industrial, snacks….)
  3. Los padres suelen sustituir la fruta por zumos.

En esta ocasión hablaremos de los zumos o jugos de frutas, y cómo pueden afectar la nutrición de los niños.

 

UN VASO DE ZUMO NO EQUIVALE A UNA PIEZA DE FRUTA

Cada día los padres viven una lucha: que los niños coman fruta. Las recomendaciones son de 5 raciones (entre frutas y hortalizas).

El primer problema, es que muchos adultos NO comen frutas ni verduras (sólo lo hace el 11% de los adultos en España). Falla el ejemplo, clave para que los niños aprendan hábitos saludables.

El segundo problema, es que los adultos intentamos corregir esta carencia dándoles a beber zumo de frutas. Gran error.

Los zumos de fruta NO son equivalentes nutricionalmente a las frutas: los zumos carecen de fibra y NO estimulan la masticación.

NO tienen ninguna ventaja nutricional ni suponen una mejora de los hábitos dietéticos sobre la fruta natural.

El zumo NO equivale a fruta NI CUANDO LO EXPRIMAS EN CASA.

LOS ZUMOS SON ALTOS EN AZÚCARES, AUMENTAN EL RIESGO DE MALNUTRICIÓN Y CARIES 

¿ NO le das galletas a tus hijos, pero  les das zumo de frutas ?

A veces una imagen vale más que mil palabras:

125 mL de zumo puede contener más azúcar que 8 galletas

El zumo (o jugo) de frutas se comercializa como una fuente saludable y natural de vitaminas y, en algunos casos, de calcio.
Porque el zumo sabe bien, los niños lo aceptan con facilidad.  Aunque su consumo tiene algunos beneficios, también tiene efectos perjudiciales potenciales.

Su alto contenido de azúcar contribuye a un mayor consumo de calorías y aumento del riesgo de caries.

A mayor consumo de calorías, mayor riesgo de sobrepeso y obesidad.

La concentración de hidratos de carbono (incluyendo azúcar añadido) varía de 11 a 16 g por cada 100 mL ( por ejemplo,  la leche materna tiene una concentración de hidratos de 7g por cada 100 mL. EL MEJOR ALIMENTO PARA TU BEBÉ ES LA LECHE MATERNA).

RECOMENDACIONES

1. Beber zumo no equivale a comer fruta: La fruta es nutricionalmente mejor (fibra, minerales, vitaminas) y más saciante. 2. No es necesario introducir zumos antes de los 12 meses, y se debe limitar su consumo después (consumo ocasional). Siempre mejor fruta entera. Y siempre hidratar con agua.
3. Evitar dar zumos a los niños pequeños en biberones o envases transportarles: induce su consumo frecuente a los largo del día
4. No dar zumos a los niños antes de acostarse a dormir: aumenta el riesgo de caries dental
5. Los niños necesitan una dieta equilibrada: el consumo excesivo de zumos se asocia a malnutrición (desnutrición y obesidad)

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *