El padre, ese señor olvidado

No cabe duda que la familia es clave a la hora de luchar contra la obesidad infantil.

Recientemente leía un estudio publicado este año que se titulaba «El padre olvidado».

Este trabajo era una revisión sistemática (analizaban muchos trabajos parecidos) sobre programas de intervención familiar para la prevención de la obesidad infantil. Entre las conclusiones podemos encontrar datos muy interesantes:

  1. Pocos padres se incluyen en las intervenciones familiares para prevenir la obesidad infantil: en la mayoría de los estudios de intervención familiar sólo habían madres (los padres representaban el 17%).
  2. La inclusión de padres fue particularmente baja en los programas prenatales y los que se centraron en lactantes.
  3. La inclusión de padres fue más alta en programas con niños de 6-10 años (36%).

Por lo tanto, en estudios de intervención familiar en obesidad SÓLO se ha valorado la influencia de la madre: los padres han «olvidado» participar.

 

En la foto se observa a una educadora del programa de intervención familiar en obesidad infantil de California explicando recomendaciones dietéticas. En la sala sólo hay madres.

Más allá de polémicas, lo importante es involucrar también al padre en el abordaje de la obesidad infantil. De hecho, los programas de intervención para prevenir y/o tratar la obesidad infantil enfocados a toda la familia son los más efectivos.

Fuente:Consenso de expertos sobre prevención, diagnóstico y tratamiento de la obesidad en edad pediátrica. Bol Med Hosp Infant Mex. 2015;72(Suple 1):1-28.

Si un programa de intervención (en la mayoría sólo participan las madres) tiene muy buenos resultados, ¿se imaginan lo que se conseguiría con la participación de ambos padres?

Papá, también te necesitamos en esta lucha.

¡Contamos contigo! 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *