La influencia del peso al nacer en el riesgo de Obesidad Infantil

Cuando pensamos en Obesidad Infantil inmediatamente nos viene a la cabeza una alimentación poco saludable y escasa actividad física (sedentarismo) como las principales causas.

Pero más allá de las estadísticas, la obesidad en la infancia y adolescencia es multifactorial: causas clásicas (mala alimentación y sedentarismo) además de factores novedosos como el sueño, el nivel socio-económico y el peso al nacer.

EL PESO AL NACER PREDICE EL RIESGO DE OBESIDAD INFANTIL 

Antes de continuar hablando del peso al nacer es importante repasar dos conceptos:

  1. Bajo peso al nacer: Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), un peso inferior a 2.500 gramos o por debajo del percentil 3 (p3) para la edad gestacional. Las causas más frecuentes son la prematuridad, factores maternos y genéticos.
  2. Peso elevado al nacer: También conocido como macrosomía fetal. Según la AEP (Asociación Española de Pediatría), un peso al nacer > 4.000 g o por encima del percentil 90 (p90) para la edad gestacional. A estos recién nacidos se les llama macrosómicos. Entre las causas más frecuentes están: la obesidad materna y la diabetes mellitus durante el embarazo.

La evidencia científica ya había encontrado un aumento de riesgo de obesidad infantil entre los niños con peso elevado al nacer. Y probablemente esto nos ha llevado a poner el foco en los bebés macrosómicos a la hora de identificar a los niños con riesgo de obesidad y establecer medidas preventivas.

Pero en los últimos años, han surgido estudios que relacionan el peso bajo al nacer con mayor riesgo de obesidad en la infancia en la adolescencia. En este grupo el mayor factor determinante es la ganancia rápida de peso durante los 2 primeros años de vida.

Fuente: Gluckman PD, Hanson MA, Cooper C, Thornburg KL. Effect of in utero and early-life conditions on adult health and disease. N Engl J Med. 2008;359(1):61–73.

¿Y qué podemos hacer para prevenir la obesidad infantil en estos casos?

  1. Identificar a niños con peso bajo o elevado al nacer para establecer medidas preventivas.
  2. Intensificar la promoción de la salud durante el embarazo para controlar los factores de riesgo relacionados tanto con el bajo peso al nacer como con la macrosomía.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *